| Domingo 24 de Marzo de 2019 -  03:43 am 
<i></i><i></i><i></i><i></i><i></i>

LUIS MIGUEL FUENTES

LUIS MIGUEL FUENTES


2018-10-08

Nació en Codazzi, Cesar,  un 27 de febrero. Su inquietud musical comenzó en su niñez, cuando se reunía con sus amigos para formar grupos vallenatos, lo que se constituyó en sus primeros pasos como cantante.

En 1982 viajó a Medellín en busca de un mejor futuro. Con ayuda de la música terminó sus estudios de sociología en la Universidad Autónoma, en 1988 y llegó a ocupar algunos cargos en los sectores público y privado, ejerciendo su profesión.

Sus primeras grabaciones las hizo a mediados de la década de los 80, cuando conoció a Gonzalo García, Conrado Álvarez y Lucho González, con quienes hizo algunos sencillos.

En 1987 se vinculó con Los Gigantes del Vallenato, con quienes alcanzó a grabar éxitos como No quise ofenderte, Maldita soledad y Otro día será. Con esa agrupación estuvo nueve años, experiencia que lo convirtió en un artista integral.

En 1996, al lado del acordeonista Gonzalo “Chalo” García, realizó para una producción que arrojó el éxito Tarde sin sol, de gran repercusión en la ciudad de Medellín.

El compositor y productor Iván Calderón lo invitó en 1998 a grabar con un sello de Miami, experiencia que dio nacimiento a Luis Miguel Fuentes y su grupo Elite. Allí surgieron éxitos como Mi felicidad, Lo que siento por ti y Aunque me duela que ocuparon lugares de privilegio en las emisoras de música tropical y vallenata de todo el país.

Luego, en el 2000, se vinculó nuevamente a Discos Fuentes y publicó su álbum El romántico, del cual surgieron éxitos como Sólo hay una, No me lloren y Si pierdo tus besos. En el 2002 publicó Inalcanzable, nombre de su álbum y de su nuevo éxito, al igual que Tú me haces falta y Coroncoro. En el 2004 lanzó Protagonistas y temas como Yo no quería llorar, Maldita vida sin ti, Mujer ingrata y El mapalé nuevamente conquistaron su muy creciente audiencia.

Su álbum Protagonistas siguió vigente y con grandes sorpresas. Sobrepasando la expectativas de programadores, directores artísticos y los expertos en general, desde Urabá, el público empezó a llevar a los primeros lugares un tema al que no le brindaron, al inicio, la atención que se merecía. Es una obra del naciente compositor de Cuestecita, Guajira, Camilo Ojeda, que escribió una vivencia propia en La sigo amando. De Urabá este tema conquistó los diales antioqueños y luego los del país.


>> Regresar